Adios al espíritu de Porto Alegre? (Una propuesta de debate)

Publicado en General el 16 de Septiembre, 2005, 19:10 por Josemariadelgado
Adios al espíritu de Porto Alegre? (Una propuesta de debate)

Jose María Delgado.

 

Dicho de otro modo: ¿se desvanece el movimiento antiglobalización o alterglobalización? ¿se disuelve acaso ante la constatación del fracaso cosechado por el esfuerzo inicado en Seattle - con la simbólica insurreción zapatista como referente no lejano - cuya fuerza y extensión vendría  explicada precisamente por su caracter presentista y antiutópico? lo que es tanto como afirmar que su fecha de caducidad ya estaría inserta en su naturaleza. Y conste que no es esta una critica: la vida y la salud de millones de personas dependen de acciones urgentes de solidaridad internacional, ese es el punto de vista de las ONGS, en principio correcto, - si bien, parcial - en ese sentido las "alternativas" desde el 0'7% a la Tasa Tobin, la cancelación de la deuda externa, se hallan tan justificadas como volátiles son, al tiempo que con el paso de los años y la constatación de que nada se adelanta en su consecución, mantenerlas en candelero pretendiendo obviar con ello una critica anticapitalista, la formulación de alternativas transitables, si bien de manera consciente de que se instalan en los territorios de la militancia "crónica" - y ya no, "aguda", volátil y con fecha de caducidad - en pos de Utopía a la que acaso no sabremos si podremos llamar Socialismo pero sobre cuyos ejes vertebradores y exigencias ineludibles poca polémica habría de generar.

 

Para acometer este somero inicio de lo que pretende ser una reflexión colectiva he debido convencerme primero en modo alguno de su justificación y necesidad (pues me consta que no pocos activistas en Re(d)forma así y fuera de aquí, lo piensan, o lo intuyen) cómo de neutralizar en lo posible lo que de performativo pueda haber en esta reflexión y en sus conclusiones, caso de llegar a obtenerlas, esto es de no contribuir con ella misma a la disolución y la crisis.

 

Si es exitoso, el debate, la probable constación, la certidumbre de haber llegado al final de un ciclo de luchas - al menos en España - estaría parcialmente paliada y con ello "salvariamos los muebles" (y por tanto disponibles para nuevas singladuras que ya se están prefigurando, y de la que abajo diré algo) si fueramos capaces de averiguar las razones de tal fracaso, el plano o escala en que se produce (global, local), los bloqueos implícitos que lo hacian inevitable (la hasta no hace mucho tan celebrada inconcreción, ambigüedad, paradojas, concierto de grillos que encontraba en la biodiversidad de la naturaleza algo mas que metáfora acredidativa), por citar la no menor de ellas, de tan suicida indefinición o indeterminación, como es la de no haber aclarado si se está por otra globalización o meramente contra la Globalización, contra esta de signo neoliberal y potencialmente contra cualquier otra, en la medida en que lo que la caracterizaría en cualquier supuesto sería su caracter universalista y disolvente de soberanías y particularismos.

        En un reciente artículo Vidal Beneyto ("Efectos perversos de la multiculturalidad" El Pais, 3-9-2005) constataba  que en respuesta a la uniformización homogeneizadora que la globalización impone se reaccionó en no pocas circunstancias "revindicando el derecho universal a la diferencia y el primado de la diversidad cultural en sus múltiples manifestaciones desde la excepción cultural en la perspectiva de las políticas públicas hasta la condición intrínsecamente multicultural de los colectivos sociales", paralelamente registra el "renacimiento del universalismo en su doble versión de los Derechos Humanos y del ideal republicano" por el que indisimuladamente apuesta al afirmar: "Por lo que el único modo de evitar el riesgo mayor de la fragmentación y las rivalidades generadas por la diversidad es su inscripción en lo que Dominique Schnapper llama una comunidad de ciudadanos solidarios, cuyo elemento fundador es la conciencia de su común pertenencia"

    Ahora bien, que duda cabe que la "multiculturalidad"  a la que Vidal Beneyto formula serias objeciones, es solo un aspecto mas de la apuesta de ese "universalismo de los Derechos Humanos" que si tomamos en cuenta, siguiendo a Perry Anderson - " Internacionalismo: un breviario" - que históricamente el internacionalismo, los tan variados como de distinto signo "Con independencia del sentido que se le otorgue, el significado del internacionalismo depende, como es lógico, de una concepción anterior de nacionalismo, ya que aquél sólo tiene aceptación como construcción secundaria que hace referencia a su contrario" , entonces no cabe duda que esta corriente "internacionalista" se haya bien lejos de cuestionar la globalización neoliberal como no sea en clave populista, soberanista o de reacción cultural-identitarios, llevando así viento a las velas de los movimientos neopopulistas, comunitaristas o abiertamente nacionalistas. En este sentido resulta particularmente irritante que la reacción soberanista a la globalización neoliberal se instale al interior de las lineas de fuerzas que la globalización imperial dirige al vaciamiento, debilitamiento, fragmentación (el Irak ocupado, antes laico y unido, y hoy forzado a dividirse en entidades territoriales en función de las divisiones religiosas y étnicas es paradigmático) de los estados, especialmente de los plurinacionales, generando el nuevo fenómeno - producto directo, mas que subproducto, de la globalización neoliberal - de la aparición de nuevos "Estados Inviables" en Asia, Africa, y entre los fragmentos de la que fué Yugoslavia como en la antigua URRSS, vórtice que toca igualmente de lleno a América Latina.  

    Cabe entonces tratar de conocer que papel ha jugado en la lucha anti/alterglobalizadora el lado bueno, por así decirlo, la componente "progresista" que ha funcionado como avalista del intervencionismo imperial - en el sentido  que Negri da a la noción de Imperio, esto es a su caracter relativamente desterritorializado, lo que equivale a designar los centros de poder del capitalismo financiero -   o impulso globalizador, dicho de otro modo como nos han vendido la justificación de violentar la soberanía de los estados (tal como el derecho internacional público venía tradicionalmente definiendo desde Grotius y la Paz de Westfalia) en nombre de la preservación de la Paz, la Democracia, y, sobre todo y especialmente de los Derechos Humanos.

 

En este sentido: ¿puede decirse que mas que entre radicales y moderados o entre alternativos/revolucionarios y reformistas la distinción básica y explicativa sería la de que se da entre republicanos universalistas ("fríos", laicos, ahumanistas) y populistas internacionalistas ("calientes" armados con los DDHH y los derechos de "tercera generación") herederos estos ultimos del sincretismo antiimperialista y de la teoria de la Dependencia de Amin, Frank, etc.

La distinción  entre radicales y moderados o reformistas se produciría al interior de cada uno de estos dos grandes grupos. En el primero ATTAC y algunos movimientos u ONGDS locales frente/junto al radicalismo autonomista libertario o comunista - "negrista" - con el EZLN en su centro, en el segundo un amplisimo espectro de movimientos mas o menos vinculados a la tierra, identitarios, tradicionalmente vinculados (yo ignoro en que medida) a la Acción Global de los Pueblos y secundados por los trotskistas enganchados de manera suicida a famoso derecho de autodeterminación de los pueblos (?) y con los movimientos u ongs inspirados o bajo el paraguas de la doctrina social de la iglesia católica en su sector o facción moderada.

 

Otra linea de debate es la Guerra, la de Iraq, Afganistán y la de Kosovo al menos. Y por aquí interrogarse nada retóricamente: ¿ha sido un error la teoría de la Guerra Global Permanente que algunos hemos secundado con entusiasmo y que nos eximia de preservar y no mezclar o confundir la lucha contra la Globalización neoliberal y la lucha contra la guerra de Iraq?

 

Item mas: ¿ha resultado beneficiosa o puede y debe llegar a serlo la ruptura del movimiento del movimiento entre siísta y noístas en torno a la constitución europea? ¿es mera cuestión de buena volutad la de echar pelillos a la mar - a la fecha - por esta fractura o sensu contrario ha puesto en evidencia diferencias intolerables en torno al neoliberalismo que se hallaban ocultas? justo las que existen entre el propósito posibilista de "gobernar la Globalización" según criterio de la Internacional Socialista y el de combatirla frontalmente.

 

Otrosí: ¿ha funcionado en España una cierta abducción - que asimismo hay que explicar - de los activistas del movimiento por la "Gran Politica" o politica parlamentario-institucional?

 

Y para finalizar: ¿acaso volvemos al reino del 0'7 y a la oenegeización del movimiento?

 

Y aún todavía: ¿que perspectivas de luchas se vislumbran en le combate contra la precariedad?

 

 Con el fiasco de Lula y las trampas corrompedoras de la democracia representativa en la sociedad de mercado y espectáculo, que debe estar teniendo un efecto catastrófico, en América latina especialmente: hay lugar como para afirmar que sí, en efecto, Otro mundo es Posible no es cosa de mañana. Por donde la Utopía vuelve por sus fueros