Primeras víctimas terrestres de la Alianza Imperial en la frontera Sur de la UE.

Publicado en General el 5 de Octubre, 2005, 14:31 por Josemariadelgado

 José M. Delgado

 

 

                   Los mas que probables asesinatos de cinco migrantes subsaharianos en la represión de un intento mas de entrar en territorio español saltando la doble cerca metálica que separa la frontera española en Ceuta, - como hace escasas semanas en Melilla, con el resultado allí de dos ciudadanos muertos - , de la marroquí, ha coincidido con la celebración de la cumbre hispano-marroquí celebrada en Sevilla y Córdoba.

 

                    Si cabría entender el mensaje escasamente subliminal del previsible éxito de esta cumbre (?) en tanto que enmarcado en el proyecto mediático lanzado por el gobierno Zapatero conocido como "Alianza de Civilizaciones", entonces es imposible no compartir la contestación indignada que las entidades que trabajan con migrantes, la izquierda (IU), los sindicatos (CGT) y el Foro Social de Sevilla exhibieron en la manifestación celebrada el 29 pasado en Sevilla bajo el lema "España-Marruecos: Alianza para la muerte en la frontera", lema y pancarta que se hallaría pues mas allá de el exhabrupto extremado y la metáfora, en el sentido que tiene a la muerte y al merchandising que la precede o antecede como negocio.

 

                   Es la muerte que se propicia y se hace visible al saltar la verja fronteriza por bala todavía no bien identificada, pues sí en Ceuta parece que mas bien procedían de la gendermaría marroquí, hace apenas unos días en Melilla fué una bala de goma disparada por la guardia civil a escasos metros de un subsahariano que le reventó los pulmones. Es la muerte que Marruecos no impide y España  se sacude y esconde debajo de la alfombra, lo que se negocia; el objeto principal de la cumbre hispano-marroquí, no es otro que conseguir financiación de la Unión Europea para "externalizar" - en la mejor clave neoliberal, que externaliza a diario actividades industriales y de servicios que emplean abundante mano de obra hacia países donde el salario es tan barato como inaginarse pueda - la frontera que mantenga alejado el éxodo de los africanos que huyen de la muerte por hambre, enfermedad o como victima de las omnipresentes guerras que sacuden el desgarrado continente.

 

                   Es el negocio de la represión para mantener púdicamente lejos de la vista a los que se limitan a elegir entre la muerte probable tras dos o tres años de travesía desde Camerún, Congo, Nigeria, andando, - pues sin duda son los migrantes mas pobres, los que no pueden pagar el viaje en desvencijados barcos, en pateras o comprar alguno de los escasos visados, los que terminan frente a las verjas metálicas de Ceuta y Melilla  -  atravesando el desierto de Malí o Argelia donde perecen no menos del 30% de los que emprenden tan ímprobo exilio, en el que la mayoría de las mujeres son repetidamente violadas por guardas de fronteras, policias o sicarios de dos o tres países, que saben que no tienen la menor esperanza de abortar en Marruecos donde tan indeseado recurso es un delito aún mayor que esconder o proteger a ningún migrante, mujeres que saben igualmente que no pueden esperar de las ongs católicas que las ayuden en decisión semejante, (menos aún de las marroquíes, país en el que el tan cercano y conocido "Dios, Patria y Rey" y la ideologia clerical-nacionalista que lo sustenta a buen seguro toma mas prestado del franquismo que del Islam, su carácter represivo en primer lugar) como igualmente saben que el futuro que le espera al hijo de dar a luz en  Marruecos es la muerte segura por hambre y ausencia de atenciones médicas.

 

                   Son estas las primeras victimas terrestres, en el Estrecho, en el Adriático,  se cuentan por millares las engullidas por el mar tras incontables naufragios  de la pateras de la muerte, o de cargueros salvados del desguace para su ultimo viaje atestados de albaneses, a esta clase de victimas "navales" - por utilizar, dandole la vuelta, la terminologia militarista con que la prensa mas de derechas española  agita el miedo en estos días, precursor nada lejano de la xenofobia - hay que sumar en número indeterminado las ocasionadas por los llamados "motores humanos", nadadores marroquíes que nadando cerca de la costa a cambio de dinero pasan agarrados a su cuerpo a subsaharianos que invariablemente no saben nadar hasta las inmediaciones de Ceuta y que al menor contratiempo o avistamiento de persecución se desembarazan de su carga que invariablemente mueren ahogados.

 

                   Es el negocio, el business, la palabra inglesa universalmente entendida acompañada del inconfundible gesto de retregar el pulgar contra el índice, los últimos ahorrillos que pueden librar de saltar la valla fronteriza de la frontera de Marruecos con Argelia, en pleno desierto, de apenas un metro allí donde existe, bissnes, les dicen los gendarme marroquíes: "sí quereís que me vuelva de espalda por donde he venido, y me desentienda si retornais a Marruecos", en caso contrario una rafaga de fusil automático contra la arena garantiza la segura carrera al interior de Argelia, hacia la casi segura muerte.

 

                   Es el negocio, el negocio de los fondos FAD que el régimen marroquí utiliza para construir carreteras bien asfaltadas hacia los modernisimos complejos turísticos para occidentales de la costa atlática. Y al cabo, es el negocio, el beneficio máximo y mas rápido el nervio de la globalización que exige la absoluta ausencia de restricciones a la "libre" circulación de capitales a través del planeta, mientras que impide la libre circulación de personas, los fija a una tierra que ya no es suya, donde solo le espera la muerte segura de enfermedad, guerra o desnutrición a corto plazo.

                       Esas personas, costamerfileños,  congoles, cameruneses, nigerianos, huyen de guerras ignoradas por lo que son merecedores del derecho internacional de asilo - como en algún caso el gobierno marroquí se ha visto en la obligación de atender - pero en todo caso son víctimas de la globalización neoliberal, de la multinacionales que acabaron con la agricultura de subsistencia, con la pequeña  propiedad agricola, que sobornan  a las élites gobernantes en sus países, - o ya llegan "sobornados" de Harvard o de cualesquiera otra universidad occidental donde reina el monetarismo de Friedman o el fundamentalismo neoliberal de Hayek- de sus gobiernos demasiado débiles y/o corruptos como para usar de la soberanía nacional en beneficios de sus pueblos, de los capitales que emigran sin restricciones o que aterrizan como golondrinas y cuando levantan vuelo dejan aquellas tierras como un baldío

 

                   No será militarizando las fronteras - en los primeros dias de octubre cientos de migrantes han vuelto a saltar la valla por Melilla, el gobierno ya anuncia reforzar con un metro mas de alambre de espino las existentes, se hacen cábalas sobre si finalmente se construirá el foso con los cocodrilos - ni con el Gobierno español mirando hacia otro lado respecto del destino que aguarda en Marruecos, - cuyo régimen, apenas cosméticamente democrático, en realidad una dictadura que hace buenos negocios con la UE y se halla protegida por Occidente -  a los congoleses, nigerianos, chadianos, cameruneses, a los que nadie ni nada impedirá atender la esperanza de vida, de su propia vida,  allá donde se encuentre, cómo se protegerá los derechos fundamentales de estas personas, los tan celebrados  derechos humanos, buenos para un cosido o para un fregado cuando en su nombre los EEUU, la OTAN o la UE deciden invadir estados que los violan, además de perjudicar, claro es, intereses geoestratégicos de las potencias imperiales.  

 

                   Lo que ocurriría si  los gobiernos occidentales permitieran  el libre acceso de los centenares de millones de migrantes que huyen del hambre hacia occidente, bajo las actuales condiciones de la globalización neoliberal,  es un teórico futurible díficil de predecir puesto que es imposible que los estados consientan a ello, la ficción actual en virtud de la cual aún retienen en los sustancial la  soberanía nacional, en la práctica poco mas que  las funciones controladoras y represivas, le obligan a levantar altas alambradas, que también son mentales, a esta hora una forma pequeñoburguesa y asustada de nacionalismo, pero no menos peligrosa, cuanto bien conocida. 

 

                   Lo escribió Hannah Arendt, el fascismo no es otra cosa que la tráida a los centros de las metrópolis colonialistas de los métodos que estas emplean con las poblaciones de las colonias. Si así sucedió en los lustros precedentes a la disolución de los imperios jurídicos,  nada de menor efecto y alcance habrá de ocurrir en esta hora del Imperio salvaje que destruye estados, vidas, culturas y naturaleza.

 

                        No será militarizando la frontera como el gobierno ZP impedirá el acceso a Occidente vía España de centenares de miles, millones, de africanos que ya no pueden seguir viviendo en sus propio países, ni estos ciudadanos consentirán seguir viviendo por debajo de los estándares occidentales, las soluciones tiene que ver con la democracia universal, los derechos fundamentales, el acceso al desarrollo solidario, a capitales y tecnología no predadores, sin duda ello se inscribe en una denostada Utopía que no por menos justa aparece como "inviable" para la clase política occidental, si descontamos la hipocresía con que suscriben la trucadas y míseras "Ayuda al Desarrollo", las declaraciones altisonantes de solidaridad con el Tercer Mundo, ese flatus vocis de la llamada "Alianza de Civilizaciones". La Naciones Unidas, mismamente, unica instancia internacional que debería liderar la supresión, o diseño de una nueva globalización, ahora sí, en verdad inspirada en la justicia social y la solidaridad, en la democracia, se halla fuertemente desacreditada a derechas y a izquierdas, la ciudadanía occidental, aunque cada día mas débilmente, todavía  protegida, cada día presta mas audiencia a los cantos de sirenas de las nuevas formas de nacionalismos, xenófobos y racistas, fascistas o parafascistas al cabo.

 

            Es este escenario hacía el que no se avanza con represión y militarismo, menos aún exibiendo (¡a buenas horas mangas verdes!) un supuesto orgullo nacional-legionario ante Marruecos, no, señores gobernantes del PSOE, no nos darán otra vez gato por liebre, y tampoco, señores del PP, nos distraemos tanto como para no aquilatar  la trazabilidad  de su discurso supuestamente nacionalista: frente al negro y al moro hambreado no caben fronteras, galones, himnos, patrias o zarandajas, es pan, desarrollo, tecnología y democracia. Hagan algo en esa dirección, de lo contrario, y aunque crean estar "capeando el temporal" y contentando a bolsas de votantes - de cuya existencia, como de su reaccionarismo, por demás, no nos cabe la menor duda - no haran otra cosa que concesiones al fascismo que crece en toda Europa.

 

            Jamás hasta este cambio de milenio el viejo eslogán "Socialismo o Barbarie" se ha cargado mas de pertinencia. Llámese como se llame, solo el miedo y la ideologia biempensante nos separan de la re-legitimación de Utopía, pues " íntimamente, todo el mundo sabe, lo admita o no, que las cosas podrían ser de otra manera. Las personas podrían vivir no sólo sin hambre y probablemente sin miedo, sino como seres libres" (Adorno). Que sus embajadores sean las gentes que huyen del hambre, con toda las señales de peligro que incorporan, es una idea a la podemos resistirnos, pero lo inquietante de su mensaje no se conjurará matando al mensajero ni ocultandolo debajo la alfombra.

 

         1 de octubre de 2005