20 de Febrero, 2008


Excentricidad frente a supuesto Duelo al Sol...

Publicado en General el 20 de Febrero, 2008, 10:42 por floreal
Se dice que lo único en juego es una pugna en la cumbre del MR+PoPulares... contra ZP y sus aliados SocialNacionalist@s [*]; pero, marketing sectario aparte, ya sabemos que a la hora de la verdad ambos bandos tienen dificultad para demostrar diferencia seria en cuanto a su defensa común del bipartidismo excluyente: 'rebajando' Estado 'Social' con muletillas territoriales localistas.

Por eso llaman un poco de atención algunas Otras Voces, que tratan de sobresalir frente a los acosos[**] de todo Poder Instalado (incluidos esos NaciProgres a quienes bandas ultras 'incontroladas' mas progubernamentales hacen su juego sucio), replanteando ciertos tabúes prepolíticos por los que sería inútil pretender Cambio en el aun francamente 'bienatado' e inamovible 'statu quo' real=

UPyD denuncia que la brecha entre 'ricos y pobres' con ZP se ahondó más

El joven partido Unión, Progreso y Democracia aprovechó ayer la presentanción oficial de su Programa electoral para demostrar que, además de proponer sus ya conocidas «reformas de regeneración democrática e institucional», lleva las cuentas al día. Así, la formación que encabeza Rosa Díez se remitió a datos oficiales para argumentar que las políticas económicas y sociales de Zapatero, lejos de suponer una redistribución de los recursos para una mayor igualdad entre los españoles, han propiciado lo contrario. «En estos últimos años -según nos explica su candidato al Congreso de los Diputados número 2 por Madrid y catedrático de Economía, Mikel Buesa- se ha ahondado la brecha entre ciudadanos. En 2004 la renta media de la población más rica era 5'2 veces la del segmento de los menos favorecidos, según los datos oficiales del INE. Y sólo dos años más tarde, sin embargo, en 2006 los más adinerados tienen 5,6 veces más renta que los más pobres».

En políticas fiscales, el partido alzó la voz de nuevo contra los «privilegios» del País Vasco y Navarra: «Ya está bien de «pufo» vasco -dice Buesa-, y de que en esas dos comunidades se subvaloren las competencias del Estado». Según sus cálculos, para corregir esa «excepcionalidad» y lograr un modelo de financiación equitativo, «el País Vasco debería aportar anualmente a las arcas estatales 2.060 millones de euros más, y Navarra 644». E insistió en que este discurso de UPyD «es coherente e igual en toda España. Lo decimos aquí y también en Burgos, Alicante, Pamplona o Bilbao».

Además, la formación volvió a sacar a la palestra sus demandas de reforma de la Constitución y de la Ley Electoral, entre las que incluye incrementar el número de diputados a Cortes (de 350 a 400), y modificación de circunscripciones electorales: «En unas eleciones generales, habría dos listas -explicó Carlos Martínez Gorriarán -. Una autonómica y otra nacional. Queremos acabar con la circunscripción provincial. Con esas medidas se corregiría sobrerrepresentación de los nacionalistas y también el hecho paralelo de que con el actual sistema de reparto por Ley d'Hont y mediante la presente circunscripción en alguna provincia muy poco poblada el voto de los ciudadanos vale triple que en otras»
___________________________________________


** Tres acosadas

Y van tres. Mujeres en los tres casos. Y todavía no ha sonado la campana oficial del inicio de la carrera electoral. Las coacciones para impedir que algunos conferenciantes críticos puedan ejercer su libertad de expresión no son las primeras que se producen en esta legislatura. Vienen de lejos. Está el campo abonado de actos reventados a políticos no nacionalistas. Contra dirigentes del PP, escritores y profesores como Savater, Caja o Espada o Boadella en el mismo recinto catalán donde, sin embargo, pudo expresarse Otegi sin ningún problema. Pero ciñámonos a la precampaña. En una semana, tres representantes políticas no han podido expresarse en un clima de libertad; como cualquier candidato. Primero, María San Gil (PP) en Galicia, después Dolors Nadal (PP) en Cataluña. Ayer, Rosa Díez (UPD) en Madrid. Demasiada coincidencia para calificar estos episodios de «casos aislados», como hizo la Generalitat cuando los independentistas intentaron reventar el acto en la Universidad Pompeu Fabra.

Y otra fatal coincidencia, en los tres casos: las manifestaciones de intolerantes se producen en la Universidad, ese recinto del conocimiento y la palabra por excelencia. Los boicoteadores del acto de Rosa Díez tuvieron actitudes fascistas (o estalinistas porque decían ser de izquierda) y demostraron estar perfectamente organizados, ya que algunos llegaron a decir que iban a terminar (se supone que impedir que Rosa pronunciara su conferencia) lo que no pudieron hacer con el acto de María San Gil. Así está el ambiente al culminar una legislatura en la que los pactos del gobierno con ERC y BNG no han servido para atemperar la agresividad de tantos nacionalistas intolerantes. Los de ayer no llevaban banderas independentistas; no. Pero tenían una pancarta que ponía los pelos de punta en la que se recomendaba a los políticos que se suicidaran y cuyo pensamiento intelectual se resumía en la siguiente frase: «La democracia no nos hace libres».

Lo más preocupante, además de la inquietud que despierta una reflexión, es la expresión de tanta ignorancia como la que acompaña esas actitudes totalitarias. ¿Cómo pueden llamarle «fascista» a Rosa Díez? Si los agresores son realmente universitarios, ¿qué están aprendiendo en clase? No deben de sentirse muy orgullosos los profesores de estos energúmenos que ni siquiera saben que la democracia sirve para que la libertad de expresión sea un derecho ciudadano que ningún intolerante pueda cercenar. Rosa, como María o Dolors, sigue con su campaña. Tiene libro autobiográfico, en el que ha colaborado la periodista Chelo Aparicio, y se está dando un baño de contacto con la gente. Como protagonista de su libro y como candidata de UPD. Necesita casi cien mil votos para lograr su escaño en Madrid. Está convencida de que su voz se oirá en el Congreso.

*El debate de OK Corral

Temo mucho que el debate Rajoy-ZP no responda a la expectativa que el mundillo del periodismo está creando. Ojalá me confunda, pero es que los personajes en liza responden a épocas diferentes, discursos diferentes y sus sintonías no se encontrarán. El más innovador es Zapatero, le entienden los que le quieren entender, no por lo que se explique, es cuestión de creencia, como los profetas de la 'Vida de Brian'. Lo más probable es que lance su slogans y frases vacías, con contenido equívoco, que les vale a las actuales generaciones provocándoles buenas sensaciones -pero que sólo entendemos con exactitud los que hemos hecho un durísimo curso en semiología zapateril- importándole un bledo el adversario que tenga enfrente.

Lo de Rajoy es otra cosa. Es muy probable que la actitud del presidente del Gobierno le saque de sus casillas, parezca su discurso surrealista, cuando será el más cercano a la realidad, pero por ello carente de la trascendencia mágica que se lleva ahora. Rajoy lo es todo menos encantador o mago. Los llamamientos a la fe a las creencias, la generación de emociones mediante los discursos y la estética arrebatadora era propio de los totalitarios, especialmente de los nazis. Y digan lo que digan los del PSOE a los de nuestra derecha no les va eso, precisamente la creencia es eslogan hoy de la izquierda.

Rajoy frente a lo etéreo de su oponente y a la política convertida en sensaciones cual aéreas mariposas tendrá que ensartarlas con un alfiler y dejarlas quietas para poder contestarlas, o darse por vencido. Debería tener el arrojo de un Cirano de Bergerac que acababa el verso con un "y ahora te hiero". Así se quedaría quieto Zapatero. Pero no le veo a Rajoy con esa radicalidad. O lo para con el estoque y le dice a su oponente que la historia que cuenta sobre un tema, por ejemplo, la negociación con ETA, no es cierta, o que es falsa, o que dice una aberración, y lo para en seco, o Zapatero mariposeando, talanteando, dialogando, pactando, discriminando positivamente, limosneando con el electorado, cuatrocientos euros de vellón y lo que haga falta, sonriendo y mirando al cielo, cambiando el tono de voz y arrastrando las sílabas, cual un nuevo Felipe redivivo, le barrerá de las ondas a un Rajoy alucinado. Rajoy tiene que ir a cazar sordas, no a un debate electoral.

Ustedes me dirán como se contesta a la dádiva de los cuatrocientos euros. Lo lógico es decir que por ese camino sobra el Estado, pero eso a la gente no le importa porque no entiende la necesidad del Estado. Habrá que decir y yo más, con lo que el debate se puede transformar en una barraca de feria, lógico final a esta legislatura que hemos padecido, pues desde un origen muy dramático que reclamaba un gran consenso patriótico hemos ido caminado a peor hasta acabar en la corrala de zarzuela donde se subastan las competencias del Estado.

Cuando en la época del Caudillo en el enorme patio de la séptima de Carabanchel alguien se ponía fatalista y exclamaba que teníamos lo que nos merecíamos algún marxista más culto por aquello de haber pasado más temporada en el talego lo criticaba, constructivamente se entiende, diciendo que eso era desviacionismo hegeliano idealista. Con los años, al final, le voy a tener que dar la razón a los idealistas hegelianos desviacionistas.

No hay más que escuchar, nada menos que en Madrid, a un despechado con el PSOE Urkullu para saber qué tipo de adversario es el presidente del Gobierno. Capaz de repetir frases vacías, incongruentes pero que suenan bien, sonreír, hablar de diálogos y talantes, pero a él le achaca Urkullu el haberse lanzado "a la desesperada" a negociar con ETA cuestiones políticas saltándose la mesa de partidos (que ya era una aberración) y llegando a entablar el diálogo (mayor aberración) sólo con ellos -resulta esperpéntico que sea el representante del PNV quien le pida al presidente del Gobierno que guarde las formas frente a ETA-. Y se manifestó convencido de que el PSOE lo que quería era llegar a un acuerdo con Batasuna semejante al tripartito catalán para echar del poder al PNV.

Ahora gana validez aquella hipótesis de que el que negociaba no era ETA con el Gobierno sino el Gobierno del PSOE con ETA, a la búsqueda, tras el tripartito catalán y un estatuto nuevo en Cataluña que ponía en entredicho las bases constitucionales, de ese nuevo marco jurídico, denunciado por Urkullu, que dejara tanto a CiU como al PNV jugando el papel del Tancredo en sus respectivas nacionalidades, pero además, sobre todo, a un PP fuera de juego porque dicho espacio jurídico-político, el de la Constitución, durante la negociación con ETA había variado sustancialmente. No sé si Urkullu conocía la hipótesis de Mayor Oreja, pero lo dicho por él en Madrid ante el Nuevo Foro de Economía se parece mucho.

Pues bien, ante ese personaje capaz de grandes maniobras políticas, aún utilizando a ETA para llevarlas a cabo, y contradictoriamente con el discurso más etéreo y de apariencia bondadosa hasta lo cursi que hayamos padecido, es al que tiene que enfrentarse Rajoy. O va con el ánimo del cazador de sordas o con la espada presta a herir como Cirano, o más vale que se vaya de cañas.
E. Uriarte (19-F-2008)

________________________________
AVISO SOBRE CONFIDENCIALIDAD: Este mensaje y en su caso, sus anexos, se dirige exclusivamente a su destinatario y puede contener información privilegiada o confidencial.
Si no es Vd. el destinatario indicado, queda notificado de que la utilización, divulgación y/o copia sin autorización está prohibida en virtud de la legislación vigente.
Si ha recibido este mensaje por error, le rogamos que nos lo comunique inmediatamente por esta misma vía y proceda a su destrucción.